La doctora Maritza García, presidenta de la Agencia de Medio Ambiente del Citma resaltó el papel de la ciencia y las posibilidades que ofrece para la adopción de medidas y decisiones dirigidas a reducir los riesgos de desastres

El gobierno cubano reconoce la adaptación al cambio climático como un asunto de máxima prioridad y ha incentivado la creación de capacidades dirigidas al conocimiento y enfrentamiento de sus impactos para el presente siglo.

Lo anterior fue expresado por la doctora Maritza García, presidenta de la Agencia de Medio Ambiente del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma), en la apertura de la segunda edición del Curso Taller Enfoques y herramientas para la gestión de riesgos de desastres y la adaptación al cambio climático en función del desarrollo sostenible, que sesionará hasta el viernes en el capitalino hotel Palco, con la presencia de representantes de 11 países caribeños y funcionarios de organizaciones regionales vinculadas a esas temáticas.


La Doctora Lissette Fernández de la Asociación Cubana de producción Animal, en un panel sobre cambio climático en La Habana, Cuba, afirmó que la única vía para mitigar los impactos del cambio climático es disminuir las emisiones de Dióxido de Carbono.

Resaltó que el sector agropecuario es uno de los más contaminantes del medio ambiente, entre otras causas por los altos niveles de producción de metano generado por la descomposición de la biomasa durante la digestión del ganado.

Especialistas del Centro Meteorológico de la provincia de Holguín elaboran una metodología que contribuye al estudio climático de las inundaciones costeras en Cuba.

Axel Hidalgo, especialista de esa institución, explicó que indicadores como la variabilidad y el cambio climático incrementan la tendencia de los peligros naturales desde inicios del siglo XXI, entre los cuales se incluyen las inundaciones en pequeños estados insulares.