El Jardín Botánico de la ciudad de Holguín, en el oriente de Cuba, exhibe en sus instalaciones ejemplares del framboyán azul, especie exótica proveniente de Sudamérica, reconocida por la belleza de sus flores.

Este majestuoso árbol, descubierto en 1822, puede alcanzar hasta 12 metros de altura y posee reconocidas propiedades para el tratamiento de los parásitos intestinales.

Cientos de flores de color azul violeta, que parecen caer en forma de cascada, identifican a esta variedad, cuya madera es uno de los componentes más utilizados en la decoración de interiores en países como Brasil, Bolivia, Paraguay y Uruguay.

Las cuevas inundadas del sistema cavernario de Gibara, en la provincia de Holguín, con más de 50 metros de profundidad, constituyen el hogar de ejemplares de peces ciegos endémicos de Cuba.

Ojos muy pequeños, cubiertos por membranas epiteliales que repelen la luz solar y carecen de color, son algunas características de esa especie, perteneciente al género dentatus.

La oscuridad permanente que identifica el hábitat de esa variedad de la fauna cubana, ha propiciado el desarrollo de múltiples habilidades, entre ellas el tacto para aparearse y encontrar pequeños crustáceos, la base de su alimentación.

Alejandro Fernández, especialista del Centro de Estudios Ambientales y Tecnológicos del nororiental territorio, indicó que uno de los detalles curiosos de esta especie está relacionado con la reproducción.


Por Leonardo Nieves Cruz
El Premio Academia de Ciencias de Cuba constituye el más importante reconocimiento científico que se entrega en el país. El 20 de septiembre cierra el plazo de admisión de trabajos que opten por el mismo.