Especialistas del Centro Meteorológico de la provincia de Holguín elaboran una metodología que contribuye al estudio climático de las inundaciones costeras en Cuba.

Axel Hidalgo, especialista de esa institución, explicó que indicadores como la variabilidad y el cambio climático incrementan la tendencia de los peligros naturales desde inicios del siglo XXI, entre los cuales se incluyen las inundaciones en pequeños estados insulares.

La Academia de Ciencias de Cuba (ACC) acaba de convocar en La Habana a la comunidad científica cubana para los Premios Anuales-2016, en documento firmado por Ismael Clark Arxer, su presidente.

El texto señala que consecuente con los principios fomentados por la Revolución en los ámbitos científico, político y moral, los científicos trabajan de manera consagrada para la obtención e introducción demostrada de resultados que eleven el prestigio de la ciencia cubana.

Las flores maduras de girasol se mantienen fijas mirando al este para recibir el sol de la mañana

Cada mañana, el sol se encuentra a los girasoles que lo siguen en su ruta al oeste. Durante la noche, las flores giran en sentido contrario para que, al llegar la siguiente alborada, el sol se los vuelva a encontrar. Ese movimiento diario se va frenando a medida que las flores maduran hasta que dejan de moverse y se quedan fijas mirando al este. Ahora, un estudio vincula el baile de los girasoles con un reloj interno que marca el crecimiento desigual de sus tallos, provocando el giro. Al dejar de crecer, dejan de girar.

El movimiento siguiendo al sol o heliotropismo es uno de los mecanismos más eficaces que han encontrado muchas especies vegetales para su desarrollo. Así se aseguran muchas horas de luz para su fotosíntesis. El problema es que el estímulo ambiental no explica por qué vuelven a girar los girasoles cada noche, cuando ya no hay estímulo, o por qué, una vez desarrollada la flor por completo, dejan de hacerlo.