A cargo de los doctores en Ciencia Alejandro Miguel Hernández Peña y Ángel Rosales Valdés, la conferencia subrayó a la necesidad de ganar en conciencia no solo ambientalista, sino también humana.

Los retos de la agricultura ante el cambio climático, el impacto de este fenómeno y sus consecuencias para los países menos desarrollados fueron temas puntuales de la conferencia magistral impartida en el Tercer Taller territorial de agroecosistemas áridos, celebrado en la sede José de la Luz y Caballero de la Universidad de Holguín.
Alejandro Miguel Hernández Peña convidó a reflexionar sobre el cambio climático, una verdad que ya se está produciendo y la negatividad de su impacto depende de la voluntad y acción de los seres humanos.

Insistió en el protagonismo de las instituciones educativas y la agricultura; la primera porque es donde se forman los actores sociales comprometidos en la toma de decisiones futuras que puedan evitar las catástrofes ecológicas, que nunca van a elegir a nadie en particular y la segunda porque produce.
“Los ricos creen que los desastres naturales vienen para los pobres nada más. Un gran error, viene para todos”, indicó.
En el caso de la provincia de Holguín, dijo que existen zonas muy vulnerables por ser bajas, como la parte costera que implica a Gibara, Frank País, playa Morales en Banes, playa Corinthya en Mayarí y Moa. Se considera que estos sitios sean los primeros en sufrir el impacto del cambio climático, pues con solo elevarse en 85 centímetros el nivel del mar, la población de esta parte de la geografía holguinera tiene que emigrar tierra adentro hacia otros asentamientos.

“El problema es que serán más personas en el mismo espacio, pues van a invadir zonas aledañas a la ciudad y eso trae consigo menos áreas para producir alimentos. Habrá una gran contradicción”, subrayó.

Igualmente refirió que la afectación se verá reflejada incluso en la desaparición o reducción de especies polinizadoras de estas zonas, lo que influirá inevitablemente en el descenso productivo de alimentos.

Ante estas disyuntivas y las consecuencias que a futuro pueden producirse en el planeta, especialistas, investigadores y representantes de organizaciones como ACPA (Asociación Cubana de Producción Animal) y del Programa de Innovación Agrícola Local (PIAL) buscan soluciones mediante la innovación e investigación, por lo que en la tercera edición del taller se expusieron trabajos referidos a la producción de alimentos humano y animal atemperada a los tipos de suelos y condiciones que actualmente imponen los efectos del cambio climático.

La Especialista Miriam Peña Puig, presidenta de la filial provincial de ACPA, comentó que desde la práctica y estrecho vínculo de trabajo con la Universidad se han llevado resultados investigativos a los sistemas productivos de asociados y asociadas a su organización, lo que ha generado un impacto positivo.

En esta ocasión, trajeron al evento resultados de un proyecto de colaboración internacional para desarrollar la ganadería en un ecosistema frágil y degradado en el municipio de Rafael Freyre, específicamente en la UBPC Carlos Nori y sistemas productivos de otras localidades aledañas.

“Se trata de cambiar la mentalidad de los ganaderos de esta zona, para que se adapten a las condiciones impuestas por el cambio climático. En síntesis se pretende que todas las áreas de pastoreo sean de doble propósito, cuenten con la sombra de arbóreas y plantas proteicas que sirven para el alimento animal”, indicó.

La tercera edición del taller permitió además, socializar e intercambiar sobre otros temas afines, siempre con la mirada puesta en que más puede hacerse desde la labor del Hombre para producir alimentos en las nuevas condiciones naturales.

http://www.ahora.cu/es/holguin/7091-acogio-holguin-tercer-taller-de-agroecosistemas-aridos