Por: MsC. Leonardo Nieves Cruz                                               

Una de las más reconocidas especialistas del sector de la información, la documentación y la bibliotecología en Cuba actualmente es la Doctora Blanca Patallo Emperador, quien a sus 82 años aun sigue siendo una bella mujer y entregando toda su inteligencia y conocimientos a tan importante sector.

Holguinera de nacimiento, la Doctora Patallo constituye un paradigma cuya vida y obra considero de obligatorio conocimiento y estudio para las actuales y futuras generaciones de profesionales de la información.
Su vasto currículo profesional, docente y académico en la actividad se inició en 1962 cuando comienza a trabajar en la Biblioteca Nacional José Martí en el Departamento de Colección Cubana  donde trabajó varios años hasta que en 1971 pasa a desempeñarse en la Dirección de Documentación del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba a solicitud de Raúl Roa, Ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, y es nombrada Jefa del Departamento de Procesos Técnicos, de dicha Dirección. Posteriormente trabaja en el Despacho del Ministro Roa, organizando los archivos y un tiempo más tarde regresa al Departamento de Procesos Técnicos.
En el año 1984 parte en misión diplomática a trabajar en la Embajada de Cuba en Canadá donde tiene a su cargo, entre otras tareas, la responsabilidad de la documentación de la propia Embajada.
En 1988 regresa a Cuba y pasa a trabajar como especialista en el Centro de Documentación de la Oficina Regional de la UNESCO, con sede en La Habana, y  a partir del año 1993, como Directora del mismo donde se desempeña como tal hasta la actualidad, siempre en prestación de servicios por el Ministerio de Relaciones Exteriores.
En su calidad de Directora del referido Centro ha representado a la Oficina en eventos nacionales e internacionales en diferentes países y en la Sede en París,  y presta asesoramiento a instituciones y especialistas que así lo solicitan. 
Durante años, la Doctora Blanca Patallo propició el envío sistemático a la provincia de Holguín de las valiosas comunicaciones y publicaciones editadas por la UNESCO, las cuales se socializaban en el territorio a través de la Sociedad Cubana de Ciencias de la Información Filial Holguín (SOCICT) y del Centro Provincial de Información Científica y Tecnológica (INFOTEC).
En su amplia y fecunda vida profesional se destaca asimismo su contribución durante más de 30 años a la formación y especialización de graduados en el campo de la Bibliotecología como profesora de la Universidad de La Habana, donde ha realizado una fructífera labor en la enseñanza de esa ciencia y de la Archivología.
Resalta además su obra y pensamiento científico expuestos en eventos internacionales realizados en el país como son las ediciones bienales del Congreso Internacional de Información INFO, el Evento Internacional de Bibliotecas Especializadas, del Centro de estudios Martianos, etc. Vale acotar que en los citados cónclaves no dejó de intercambiar nunca con los especialistas holguineros participantes.
Toda su vida y obra profesional, más sus demostradas y profundas convicciones como cubana de estos tiempos se tuvieron en cuenta para que SOCICT Filial Holguín la propusiera como candidata a la prestigiosa Distinción Provincial Juan Albanés Martínez, la cual otorga anualmente la Biblioteca Pública Provincial Alex Urquiola, en coordinación con la Sociedad Cubana de Ciencias de la Información Filial Holguín y la Asociación Cubana de Bibliotecarios (ASCUBI).
Tomando en consideración la labor precursora, didáctica, investigativa y de amplio alcance cultural del intelectual holguinero Juan Albanés Martínez, quien simboliza y representa lo más genuino de la intelectualidad en la provincia, y como modesto homenaje a su imperecedero legado se instituyó esta Distinción a partir del año 1999 coincidiendo con el 40 aniversario de la fundación de la referida Biblioteca Pública, institución en que se desempeñó brillantemente como referencista hasta su fallecimiento el entrañable “Juanito”, como se le conocía. Esta Distinción se entrega anualmente cada 7 de junio, Día del Bibliotecario Cubano, en acto público y solemne en la propia Biblioteca. El Jurado de la Distinción lo integran los máximos directivos de: Biblioteca Pública Provincial, SOCICT, Biblioteca de la Sede José de la Luz y Caballero de la Universidad Holguín y Asociación Cubana de Bibliotecarios (ASCUBI) en la provincia.
En su conceptualización inicial trabajaron Miriam Álvarez Suárez, Directora entonces de la Biblioteca Pública Provincial, y Leonardo Nieves Cruz, Director por aquella época del Centro Provincial de Información Científica y Tecnológica INFOTEC y Presidente de la SOCICT, junto a sus respectivos colectivos de dirección y especialistas. El Director provincial de Cultura Fidel Troya y posteriormente Alexis Triana, apoyaron mucho la idea y el proceso de otorgamiento.
Los requisitos fundamentales a considerar para el otorgamiento son:
•    Adecuada conducta social y prestigio profesional
•    Desarrollo de acciones relacionadas con la formación de recursos humanos vinculados con la actividad informativa.
•    Aportes en el orden de las publicaciones científicas.
•    Participación directa en el desarrollo de sociedades, órganos, colectivos de trabajo, comisiones.
•    Resultados investigativos introducidos en la práctica.
•    Contribución significativa al desarrollo de la actividad bibliotecaria, a nivel de institución, red, municipio, provincia o país.
La estatuilla que lo identifica es obra del escultor holguinero, Héroe Nacional del Trabajo, Lauro Hechavarría Osorio, quien asumió su diseño y elaboración como un símbolo de la Distinción, logrando una concepción artística que simboliza la esencia de la profesión y de la personalidad del insigne intelectual.
Definitivamente, la Distinción Juan Albanés ha adquirido una notable connotación social en el territorio. Su entrega cada año se hace acompañar de una actividad cultural con lo mejor del talento artístico local y constituye un tributo a la profesión, a los homenajeados y a la memoria del consagrado referencista, fallecido  el 31 de mayo de 1981.
Acorde a María Antonia Hung Hidalgo, investigadora de su vida y obra, de ilustre familia holguinera, nació “Juanito”, como se le conocía, el 3 de enero de 1919. Fue hijo del Dr. Oscar Albanés Carballo y Doña Micaela Martínez, de quienes recibió una formación cristiana.
Su padre perteneció a ese grupo de personas que son por derecho propio una verdadera institución. En marzo de 1922 fundó la Orden Caballeros de San Isidoro, precursora de los Caballeros de Colón de Cuba. En ese mismo año, el 8 de julio, estableció la primera biblioteca pública de Holguín, situada en el a la izquierda de la Parroquial Mayor, que abrió sus puertas cada noche hasta 1945.
Creó la hermosa glorieta Ángel Díaz en el céntrico parque de la ciudad Julio Grave de Peralta, otrora llamado de las flores, y el cementerio de Las Biajacas. En 1923 fundó el primer cuerpo de Boys Scouts. A su iniciativa se comenzó en 1927 la construcción de la Rotonda, paseo y Escalinata González Valdés en el Cerro de la Cruz. Fue promotor de la primera Exposición Comercial, Agrícola e Industrial de Holguín en el año 1930 y organizó las Ferias Patronales de 1948 a 1954.
De Oscar heredó Juanito la inteligencia y el amor por su ciudad, de su madre Micaela, “el tesoro de su carácter afable y su humildad, virtudes que le acompañaron toda su vida”, según apuntó su amigo entrañable, el periodista Antonio Coré en el homenaje que se le rindió en una actividad organizada en su honor denominada El Holguín que yo conocí.
Cursó Juan Albanés el bachillerato y estudió Periodismo en la escuela Manuel Márquez Sterling. A partir de 1940 trabajó junto a su padre, ocupando el cargo de secretario auxiliar del Ayuntamiento de Holguín.
Fue un infatigable estudioso de la Historia de Cuba y de su ciudad natal. Se le reconoce como Historiador de Holguín. En una entrevista a propósito del tema había expresado: “No creo ser yo el que más la conozca, pero me parece que no exagero si afirmo que estoy en el grupo de los que la quieren, eso sí”.
Desde 1942 escribió temas históricos, colaborando con los periódicos El Eco de Holguín, El Grito del Pueblo, Emancipación, Semanario Chomba, Avisor, El Libertador, Norte (tenía a su cargo la sección fija De cara a la historia), Surco, ¡Ahora!, Juventud Rebelde y el Boletín Histórico del Municipio de Holguín.
Colaboró también en variados programas radiales en la emisora CMKO Radio Angulo. Publicó los libros Historia breve de la ciudad de Holguín (Editorial Eco, 1947) y Holguín: reseña general.
En 1962 gana por oposición una plaza para trabajar en la entonces Biblioteca Municipal y se traslada a La Habana junto a otros compañeros para recibir un curso emergente. Comienza a laborar en dicha institución el 24 de septiembre desde 1962, donde se mantuvo hasta el año 1980. En 1947 se graduó de Técnico Medio en Bibliotecas, en el curso de la Escuela Nacional.
La gestión de Juanito como bibliotecario sentó pautas dentro de la historia de la Bibliotecología holguinera. Referencista por excelencia, conferencista, de trato gentil, orientador y respetuoso, los usuarios que tenían el privilegio de recibir sus servicios portadores de cultura y de una modestia propia de los grandes, nunca lo olvidan.
Lamentablemente, aún en plenitud de sus facultades intelectuales, víctima de una dolorosa enfermedad, fallece el 31 de mayo de 1981.
La Distinción Provincial Juan Albanés le fue otorgada a la Doctora Blanca Patallo Emperador el pasado 7 de junio. Por no haber podido viajar a la ciudad de Holguín, lo recibió simbólicamente en su lugar su sobrina Sara Patallo.
La Junta Directiva de SOCICT Filial Holguín realizará las acciones pertinentes para hacerle la entrega formal directa del trofeo y certificado de la Distinción en el marco del I Simposio de Sociedades Científicas que organizará la Academia de Ciencias de Cuba el 11 y 12 de julio de este año 2019, en La Habana.