Para agradable sorpresa, la Isla del Son Entero, afincada en el Caribe y con imagen de Caimán vigilante, posee unas siete mil 500 especies de plantas y ocupa el cuarto lugar a nivel mundial entre las de igual condición insular en cuanto a mayor diversidad vegetal.

Razón esta por la cual, la conservación de la flora cubana es una tarea de importancia nacional, regional y mundial, algo que se corresponde plenamente con las estrategias y convenios mundiales suscritos, y con la Estrategia Nacional de Conservación de la Biodiversidad y los Lineamientos Económicos y Sociales del Partido y la Revolución aprobados en el VI Congreso.

En Cuba, como casi en todas partes, las actividades asociadas al hombre constituyen el grueso de las principales amenazas para las plantas. De modo que cinco siglos y años después de la llegada de Colón a Bariay, el 48 por ciento de las especies nativas estén hoy bajo algún grado de amenaza.

Un asunto que inquieta, sobre todo después de conocerse el resultado de una encuesta de percepción practicada, la que concluyó en señalar que un factor contra la conservación vegetal del país, resulta del desconocimiento de los valores de la flora nacional: Solamente el 19 por ciento de los consultados mostró un conocimiento acertado sobre diversidad y endemismo y únicamente el 13 por ciento fue capaz de mencionar correctamente tres especies de plantas autóctonas.

De ahí la extraordinaria importancia del texto Las 50 plantas más amenazadas de Cuba que, liderado por el Jardín Botánico Nacional de la Universidad de La Habana, mereció el mayor reconocimiento de la Academia de Ciencias de Cuba y en cuya preparación participó el joven investigador José Luís Gómez, especialista del Jardín Botánico de Holguín, junto a autoridades como Luis R. González-Torres, Alejandro Palmarola, Eldis R Bécquer, Rosalina Berazaín, Duriel Barrios y Lisbet González-Oliva.

bosqueh1.jpgTambién ganó el reconocimiento especial de la Ministra del Citma este trabajo, parte del proyecto The Top 50 Plants, concebido por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), se propone contribuir a salvar plantas que enfrentan un riesgo de extinción mediante la difusión de la información disponible entre los directivos, ejecutivos, conservacionistas y el público en general.

Para la selección de las 50 plantas cubanas se tuvo en cuenta la representación de las diferentes familias, formas de vida, hábitats y regiones del país.

La obra, novedad mundial para un país, aporta novedosa información original y fue publicada en un número especial de la Revista Bissea. Se trata de un documento de inestimable valor científico y práctico que alerta sobre plantas mayormente endémicas de Cuba de posible extinción, cómo conservarlas y propagar estos elementos de la biodiversidad.

http://www.ahora.cu/secciones/holguin/22670-cuba-la-cuarta-isla-mas-vegetal