Las sesiones de trabajo del Congreso han permitido a los delegados nutrirse de experiencias para transmitir en su radio de acción

Para Perla María Barbería Pérez y Mar­lén Domínguez Alfonso, delegadas por la provincia de Artemisa, no hay mejor proyección de futuro que las palabras de Raúl en el Informe Central de un congreso que, dijeron a Gran­ma, ha delineado los desafíos de la Cuba de hoy.

Decana de la Facultad de Ciencias Médicas la primera, y directora de una unidad empre­sarial de base la otra, aseguran que este 7mo. Congreso ha cumplido su propósito.

“Se trazó la ruta a seguir a partir del análisis exhaustivo de la marcha de la implementación de los Lineamientos, que se evaluó con mucha profundidad y transparencia. Raúl nos habló de la posición en que estamos, y de cómo aumentar la combatividad y exigencia a todos los niveles, y la preparación de los cuadros. Quedaron definidas las proyecciones que permitan lograr los objetivos que todos queremos”, señaló la doctora Barbería Pérez.

“Aquí hemos pensado una Cuba más próspera y sostenible, más solidaria, donde prime la democracia y el mejoramiento del ser humano”, aseveró por su parte Domín­guez Alfonso.

Si hemos llegado hasta aquí, dijo, ha sido también por el espíritu que ha animado el trabajo en todas las comisiones: la discusión sobre el Partido y la Cuba que aspiramos a ver.